Arkadi Lavoie Lachapelle: “La performance la veo como el arte de la transformación”

Gracias a una profesora tuve el honor de participar en una clase sobre la performance con una artista canadiense: Arkadi Lavoie Lachapelle, nacida en Montreal y actualmente residente de Quebec, tiene una obra muy amplia e interesante: una obra donde ella misma dice que “es una fórmula” para “conversar” con el espectador. Fue una gran forma de entender qué es la performance y cuál es su visión, como artista y mujer, y su forma de enfocarlo. Hoy, con todo el placer de haber podido conocer a fondo su obra (en su página personal podréis conocerla y verla directamente) os traemos una entrevista para que os podáis introducir en su mundo.

Dus: En esta sección de Los Tres Anillos nos gusta conocer de primera mano a los artistas que entrevistamos y conocer con profundidad su obra, ¿nos podrías hablar un poco de ti, qué fue lo que te intrigó de la performance, qué te hizo llegar a ser la artista que eres hoy?

Arkadi: Creo que he elegido tener un proceso creativo que a través de una práctica artística el ámbito del qual (ya cuando tenía 17 años…) podía tener una gran libertad para perseguir un trabajo personal que incluye preocupaciones materiales y espirituales. Así, lo primero no era una cuestión de hacer arte, sinó de experimentar en un lugar de creación que me permitiera tomar en cuenta mi integridad como humana. Y por eso, sé que es un privilegio haberlo buscado y haber podido seguirlo. Conozco otra gente que a través de la docencia o el urbanismo buscan su camino y en absoluto, no hay un contexto más valorado que otro para aprender y estar bien con uno mismo.

En el entorno de la performance, el open sesion como estructura de creación, el hecho de estar a la vez unificada y libre en un espacio que comparte una colectividad, ha influenciado mucho mi manera de hacer la performance y lo que me motivó a seguir con el potencial de la espontaneidad y de la colaboración en mi trabajo. En este enlace podéis encontrar mi fuente de inspiración si queréis verlo vosotros mismos. 

D: ¿Arkadi, podrías decirnos qué significa la “performance” para ti?

A: La práctica de la performance la veo como el arte de la transformación, el cual se manifiesta en un espacio tanto público como privado, en una galería, conferencia, eventos clandestinos, etc. En el que se cultiva la paradoja del gesto performativo: un don energético transformador que puede a la vez conmocionar y trastornar el orden de las cosas establecidas y hacer un bien en el cuerpo, el espíritu y el corazón.

D: ¿Qué mensaje quieres enviar a través de tus obras? ¿Qué significa esta acción para ti?

A: Enviar un mensaje… Más que enviar un mensaje es transmitir una “energía” a través de mis obras. Una energía que luego alguien puede transformar en su propia vida… Me marcó mucho este comentario “tu performance me ha dado ganas para hacer un montón de performance yo mismo!” que recibí de alguien después de una performance que hice.

D:¿Cómo el público recibe tu obra? ¿Se podría decir que al estar en presencia de la performance el público reflexiona sobre ella o que es algo transitorio (que la reflexión no es momentánea si no que sucede en un periodo después de la observación)?

A: ¡Pues depende mucho de la obra! A veces el público recibe la performance como algo suyo, por ejemplo con La Coral en la escuela.

unnamed

El contexto de presentación de la obra influye en la recepción. Por ejemplo, si la obra está presentada como “obra oficial”, el público actúa de una manera codificada, aprendida anteriormente. (Por ejemplo, un cuadro, una foto o una performance en una galería)

unnamed-1

A veces no está claro si es una obra o no: o por qué exactamente está aquí o a quién está dedicada la obra, o qué quiere decir el gesto, etc., así los márgenes son confundidos y el público tampoco es un “público” (espectador de una obra) sino más bien como “personas que conversan” con el objeto disponible en el espacio. Por ejemplo:

Por otro lado veo muy interesante la cuestión de cómo y cuándo se hace la reflexión a partir de la performance. El tema de la transición me preocupa mucho, es como cualquier tipo de relaciones: amistades, sexuales… ¡El antes y el después necesitan atención! Si extrapolo a nivel político, sabemos ahora que hay algunas guerras que fueron provocadas por una mala transición, transformando un momento potencial de reconciliación en una humillación…

Una acción se puede entender a veces en días, meses, años, después de haberla vivido… La recepción depende también de aspectos más básicos… Si la persona que observa tiene hambre, está cansada, está preocupada por algo en su vida personal… Es por eso que aceptar el silencio es muy importante después de una performance. Como artista, no puedes conocer exactamente cómo tus vibraciones han dialogado con las de la persona que te observa. Es el misterio de la potencia de la naturaleza compleja de la materialidad de nuestro universo, ¡hay tantas dimensiones invisibles a nuestros sentidos!

D: ¿Cómo ha sido tu experiencia, en Canadá, como artista? Es decir, ¿has recibido muchas críticas de gente lejana o cercana, ha sido difícil acceder a lo que querías ser (desde el ámbito social)?

A: Hablaré de la situación que vivo en Quebec porque es el mundo que conozco y que puede ser a caso, muy diferente del resto de Canadá (Quebec es una de las 10 provincias del Canadá que incluye también 3 territorios).

En el sentido que necesité un esfuerzo, sí fue “difícil”  de acceder a lo que quería ser desde el ámbito social. Trabaja mucho. Implicarse en diferentes organismos. Aprender y arriesgar, sí que lo fue. Pero eso me parece igual en cada área distinta. Si proponéis la palabra “difícil” en el sentido triste, no, no fue “difícil” de acceder a lo que querçia ser desde el ámbito social. Por diferentes razones; seguramente por mi medio familiar que era bastante abierto, mi capacidad de adaptarme en diferentes contextos (institucional, en residencias afuera…) y el contexto de la sociedad quebequense han facilitado mi experiencia. El mundo del arte en Quebec está construido, desde los años 70, sobre la base de un sistema único y maravilloso: los centros de artistas, centros coordinados por los propios artistas y que eligen sus programaciones, además de funcionar la mayoría del tiempo con nuevos proyectos; es decir, no necesitamos una validación por terceros para proponer un proyecto de exposición, una performance, etc. Seguramente, para que sobreviva este tipo de centros, necesita una visión de la cultura como un bien común y para eso concretamente, apoyo por unos subsidios públicos.

Actualmente, vivimos un momento crucial por el devenir de estos tipos de centros, que mucha gente en otros païses envidian. Con las políticas neoliberales que defiende el gobierno actual de Quebec, los servicios públicos públicos (incluyendo la cultura) están vistos como dominios potenciales a explotar, a privatizar. La salud y la enseñanza son afectados duramente. Y tranquilamente, el dominio de la cultura, también… Me parece que en España también estáis viviendo este proceso de privatización de los servicios públicos desde hace algunos años…

Respecto esta visión privatizada, el artista está valorizado como una figura de emprendedor. Con su pequeña empresa… Yo critico mucho esta visión que transforma todo tipo de relaciones en términos económicos, con el horizonte del lucro.

Respondiendo concretamente a esta situación, he participado a un proyecto : El día sin cultura  que propone unos análisis criticos de estas problemáticas a partir de una consulta de artistas y trabajadores culturales (desde varios ámbitos de las artes visuales, danza, teatro, cómicos, literatura, música, audiovisuales, nuevas tecnologías, historia del arte…). Aquí, el libro que resumen las apasionantes discusiones, en francés y en ingles. A compartir!

Siendo breve, lo que ha ayudado a mi experiencia como artista en la vida en Québec fue  buscar dentro las comunidades de las cuales podía aprender, desarrollarme como artista y ciudadana y encontrar un apoyo fundamental para seguir practicando. Ya  sea en las comunidades feministas, del arte del acción, de poesía, de instituciones que tiene una visión abierta/reaccionaria al respecto de las políticas culturales en Canada… Y otras más!

Hoy, me parece que lo más importante es la práctica. Visible o invisible. Lo que queda vivo del arte de una manera cotidiana y que permite de deshabituarse de los consensos de lo real. ¡De tener una vida interior amorosa y una vida exterior mágica! Y que, naturalmente, se transmite a l.x.s otr.x.s a través de gestos, objetos, emociones, palabras…    

Gracias Arkadi, una experiencia muy enriquecedora, reflexiones y conocimientos desde el punto de vista práctico, desde la acción con la que esperamos que nuestros lectores se nutran con ganas de aprender y poder conocerte aún más.

Fotografías

Encabezado: Henry Chan de 6horas 6minutos 6segundos ( http://www.bolit.cat )

Contenido del artículo: http://www.arkadilavoielachapelle.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: